Bombas decembrinas-Borruel en Palacio-Terror crucista-Dolor de cabeza

UNA SERIE DE bombas comenzaron a explotar dentro del novelón decembrino que trae la “nómina secreta” del exgobernador César Duarte, quien desde su celda en Miami, observa que todavía tiene influencia en la vida política local, pues es de acuerdo a lo que pesa en su contra cómo se están acomodando, o descarrilando, las calabazas. Entre la petición por parte de la Fiscalía General del Estado para desaforar al senador Cruz Pérez Cuéllar y ejercer acción penal en su contra, así como la aceptación de que la investigación contra la alcaldesa Maru Campos está judicializada, trascurrió el día en lo mediático, que suceda lo que suceda con dos de los aspirantes más fuertes a la gubernatura, la mancha de sus expedientes en la Fiscalía de César Peniche y el timing político que está utilizando el gobernador Javier Corral, es la principal estrategia para descarrilarlos y observar el acomodo de trenes a unos cuantos días del registro de precandidatos de Morena y a la solicitud de licencia de la Presidenta Municipal. Las bombas que exploten en los días venideros mucho tendrán que ver con los actores políticos que asomen la cabeza para buscar un puesto de elección popular, ya que nomás de la mentada “nómina secreta”, son 100 los involucrados, de los cuales seis ya se apegaron a criterios de oportunidad. Así la “justicia” navideña.

******

COMO BUEN OBSERVADOR y tercero en escena, sin hacer más ruido que el trabajo necesario para estar presente, ayer nos contaron los malosos que se le vio pasear muy campantemente por el patio central de Palacio de Gobierno, al todavía Director de la COESVI, Carlos Borruel Baquera. Algunos adelantaron que acudió al principal despacho del inmueble a notificar formalmente su despedida del changarro.

Los enterados saben que Borruel, exalcalde capitalino y figura que levantó la mano para ser tomado en cuenta como aspirante de su partido a la gubernatura del estado, solicitará la separación de su encargo esta semana y a partir del lunes se le observará como el tercer aspirante formal.

Tampoco es un secreto que cualquier ejercicio estadístico mediamamente decente revelará que en cuanto a nivel de conocimiento y aceptacion que ponga a medir los tres perfiles de Maru, Borruel y Madero, colocará al exalcalde en un seguro segundo sitio, muy por encima del tercero que sería el del Senador con licencia.

Ya están listas las licencias de Maru Campos y la de Gustavo Madero se procesó hace días en el Senado. La guerra intestina que decidió aperturar Palacio de Gobierno contra los mandones del Ayuntamiento han dejado un hueco entre la militancia de zozobra e incertidumbre sobre el futuro inmediato del bolillazo. Se le ha escuchado decir a Borruel Baquera que la tercera opción es la que evitará se desfonde el barco panista que tanto insisten los dueños del partido en Chihuahua en hundir a toda costa… aunque sean ellos los que llevan las manos en el timón. ¿Será?

******

A QUIENES INVADIÓ el terror apenas y se supo de la petición de desafuero por parte del fiscal César Peniche en contra del senador Cruz Pérez Cuéllar, fue precisamente a los que al interior de Morena se identifican como “crucistas”, cuyos grupos de WhatsApp comenzaron a explotar con la noticia, que aunque ya lo veían venir, lo cierto es que no lo esperaban para este año, sin embargo, la fecha del sábado 5 de diciembre para el registro de los aspirantes morenistas a la gubernatura de Chihuahua, adelantó el reloj de la Fiscalía, así que los seguidores de Cruz observaron cómo su peor pesadilla se convertía en realidad y la corporación que encabeza Peniche Espejel inició con el proceso jurídico.

Por cierto, los malosos nos enteraron que a Pérez Cuéllar se le acusa de recibir dos millones de pesos por parte del exgobernador César Duarte, una cantidad irrisoria respecto a la millonada que se maneja en la grilla local y nacional, pero que serán suficientes para mancharle su expediente e intentar sacarlo de la carrera por la gubernatura, tal como ya lo hizo el gobernador Javier Corral en el 2012, cuando ambos disputaban la senaduría panista en aquellos años en que el PAN perdió la Presidencia de la República. Y es que entre compadres te veas.

******

DESDE LAS ALTURAS del Comité Ejecutivo Nacional del PAN afirman que el gobernador Javier Corral ya se convirtió en un dolor de cabeza para Marko Cortés, el líder del CEN panista. No sólo es el conflicto que desató contra la alcaldesa Maru Campos para cortarle sus aspiraciones políticas, con todo y que esas acusaciones vienen desde 2016 y 2018, cuando la Presidenta Municipal andaba de candidata y que aún así le hicieron lo que el viento a Juárez, mismas que ahora, en vísperas del 2021, le soplaron a las brazas para judicializar con calzador el expediente de la Alcaldesa. No sólo es ese pleito que trae en jaque el panismo local y ya caló hondo en lo nacional, pues hace apenas unos meses, que Marko Cortés veía a Chihuahua como un estado que el PAN ganaría si no fácil, al menos sí sin inconvenientes, pero el afán de Corral de imponer al senador Gustavo Madero y sus formas, traen más que irritado al michoacano Cortés. La otra molestia, la que Marko ve como piedra en el zapato, es que Corral está provocando que se le vea como un dirigente nacional débil, sin fuerza y liderazgo para imponer la unidad del partido de don Manuel Gómez Morín, que acá en esta tierra que vio nacer al fundador, ha comenzado a desmoronarse a pesar de tener una oportunidad de oro para detener el avance de Morena.

******

QUIEN ESTUVO ANTIER y ayer encabezando una serie de reuniones para ver cómo andan las aguas grillas en Chihuahua, es el secretario de Organización del CEN del PRI, Ricardo Aguilar, que además de visitar al alcalde de Cuauhtémoc, Romeo Morales, para darle la bienvenida al partido tricolor, se reunió en Chihuahua capital con liderazgos priistas, exdiputados, exsenadores y exalcaldes que pretenden participar en el proceso electoral del año que entra, así que en un conocido hotel de la capital, el secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional escuchó a quienes aspiran a la candidatura del PRI a la gubernatura, desde los exalcaldes Héctor “Teto” Murguía y Alejandro Cano, el presidente municipal de Guachochi, Hugo Aguirre y demás actores que quieren aparecer en la boleta, como los exdiputados Adriana Fuentes y Alex Domínguez, y a decir de los malosos, en lo que todos coincidieron es en exhibir la actitud del presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Omar Bazán, quien ha intentado imponer su ley al interior del partido.


Source: Columna