“No le debemos ningún favor a políticos ni a nadie”: movimiento feminista

Los movimientos feministas representan a la verdadera oposición del gobierno en México, pero no sólo al de Andrés Manuel López Obrador, sus protestas y reclamos en contra de la violencia que viven día a día las mujeres han estado presentes en los últimos 30 años, desde Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, y Enrique Peña Nieto. 

Es que, coincidieron integrantes de colectivas en distintos estados del país, “no le debemos ningún favor a nadie”, aseguran. 

Ante las críticas y la confrontación del presidente López Obrador, pero también ante figuras de partidos políticos que han buscado colgar sus agendas electorales del movimiento y la agenda feminista, ellas son claras: “No somos un partido político y no le debemos ningún favor a nadie.

“Hemos perdido el miedo y no le tenemos miedo a ninguna autoridad. Las feministas hemos tenido que impulsar, empujar, orientar y señalar. Nos hemos organizado frente a un Estado que no hace nada efectivo, señalamos públicamente los errores”, dijo Yunitzilim Pedraza, de Marea Verde Quintana Roo, una de las 27 organizaciones que participaron en la toma del Congreso de esa entidad. 

“No tienen ningún interés político más que usarnos como estandarte para los discursos pero cuando se requieren acciones específicas, simplemente actúan en favor de sus intereses políticos”, señaló.

“No nos está representando ningún partido político. Ya no existe ninguna apuesta política en el país más que el movimiento feminista, todas las demás son estructuras electorales”, considera Yndira Sandoval Sánchez, quien pertenece a Las Constituyentes, una organización conformada para buscar impactar en los marcos jurídicos nacionales. 

Para Sandoval Sánchez la legislación que se ha alcanzado en materia de igualdad, que el 3 de 3 contra la violencia política de género sea un requisito legal para los candidatos; la paridad en todo el el Congreso de la Unión, la Ley General para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, e inclusive las únicas dos legis- laciones que existen a nivel nacional en torno a la despenalización del aborto, Ciudad de México y Oaxaca, son obra de los movimientos feministas, “sin regateo alguno”.

Por: El Universal


Source: Mexico